10 errores que no debemos cometer a la hora de encender el fuego

#AviTips


1. Encender el fuego con alcohol

Seguro todos nos frustramos cuando gastamos una caja entera de fósforos para encender la parrilla, sin embargo debemos escapar de la tentación de usar alcohol o cualquier material inflamable. Aparte de ser peligroso, es un acelerador del fuego; lo único que lograremos es que nuestras amadas brasas duren menos. Así que NO uses alcohol para encender tu fuego.

2. Utilizar cualquier madera o carbón

Las brasas son el secreto para lograr una buena parrillada, por lo tanto es indispensable que usemos madera o carbón de la mejor calidad posible. Es importante que esta madera o carbón no tenga un tratamiento previo o algún aditivo, caso contrario lograremos un mal sabor y posiblemente no consigamos uniformidad al cocinar, además que no es bueno para tu salud. Recuerda, estas brasas deben arder lentamente y deben durar un tiempo prolongando.

3. No esperar a las brasas

El secreto de todo buen parrillero es evitar el fuego. ¿Cómo? Si el fuego no se lleva bien con la carne. Para cocinar necesitamos calor , no fuego directo. Al poner la carne en contacto directo con el fuego, solo estamos cociéndola por fuera y al interior se mantiene cruda; es por esto que debemos esperar a las brasas, es decir que nuestro carbón este completamente prendido y ahora sea una fuente de calor suficiente para cocinar nuestra carne.El momento ideal para poner las carnes a la parrilla es cuando las brasas están blancas por arriba y rojas incandescente por abajo. Muy importante no agregar carbón con la carne sobre la parrilla, no es bueno para la cocción y mucho menos para nuestra salud.

4. Bajar demasiado la parrilla

A veces nuestra impaciencia nos hace bajar mucho la parrilla, si queremos una carne sellada, apetitosa y jugosa por dentro debemos darle el espacio suficiente de las brasas, caso contrario terminaremos con una carne seca o peor aún quemada.

5. Poner la carne recién salida del freezer

Salvo que quieras una carne dura como suela de zapato, nunca la pongas en la parrilla recién salida de la refri. Lo ideal es  que la carne se atempere un tiempo antes de cocinarla, el calor de las brasas ya se encargará de eliminar cualquier bacteria que haya podido revivir en ese periodo de tiempo.

6. Sacarle la grasa a la carne

Sacarle la grasa a la carne es una muestra que no sabes como cocinar a la parrilla. La grasa es la responsable de ese delicioso sabor a ahumado de todas las carnes a la parrilla. ¡Si, la grasa!  al caer sobre las brasas produce el humo característico de todas las parrilladas. Si no te gusta esta grasa puedes quitársela al momento de comer, pero nunca antes de cocinarla, pues perderás el sabor a la parrilla.

7. Dar la vuelta a la carne con un tenedor o similar

Pinchar la carne con el tenedor de la parrilla o cualquier utensilio similar para darle la vuelta es un clásico error de principiantes. Lo último que queremos es que la carne pierda su jugo. Si la pinchamos es exactamente lo que pasa, aunque sea gota a gota. Para evitarlo, usemos pinzas.

8. Cortar la carne para comprobar si está hecha

Ocurre lo mismo que si la pinchamos con un tenedor, pero en HD. Es como abrir una herida en la carne para que se desangre, es una matanza a la buena carne. Si quieres saber si la carne está hecha o no, presiona sobre la carne con el dedo pulgar firmemente (no vayas a botar la parrilla), si recupera la forma rápidamente, está en su punto.

9. Estar apurado

Las prisas son malas consejeras, tómate el tiempo necesario para seleccionar tu corte ideal,  sea de res, pollo o cerdo. Existen tantos cortes y posibilidades que hacen a la parrilla una experiencia muy rica y entretenida. Puedes probar con cortes populares como la bondiola y el t-bone, seguro encontrarás nuevos sabores que te reten a probar tus habilidades en la parrilla.

10. Los marinados y adobos

Una forma de triunfar en las barbacoas es preparar adobos y marinados en los que dejar las carnes unas horas o incluso la noche anterior de cocinarlos, déjalos en la refrigerador y atemperarlos una hora antes de cocinarlos. Así, al asarse en las brasas se mezclarán los sabores de ahumado, asado y marinado, cobrando la carne un sabor especial.

Fuente: diadelaparrillada

volver